flickr

BIENVENIDOS, LAMENTAMOS NO DISPONER DE TIEMPO PARA RESPONDER A VUESTROS COMENTARIOS Y GRACIAS POR VUESTROS + 1

martes, abril 14

La famosa leyenda de "La niña de las peras"

Entre 1890 y 1910, unos padres enviaron a su hija al Barranco de Badajoz en busca de fruta pero la niña desapareció. Es de suponer que la zona fue minuciosamente rastreada por los vecinos del lugar sin embargo la niña no apareció. Al menos no en aquellos años.


Hoy hemos elegido un caso bastante popular en la isla de Tenerife en Canarias (España), de un caso bastante misterioso que se dio a conocer como: "La niña de las peras", también queremos agradecer desde aquí a una de nuestras habituales lectoras que además de su amabilidad y cariño con nosotr@s fue quien realmente nos animó a publicarlo, pues ella es muy buena conocedora de estos parajes y además nos regala diariamente fotografías increíbles de esta tierra canaria. 

Volviendo a la descripción del Barranco de Badajoz, que en la antigüedad fue llamado por los guanches Barranco de Chamoco, se halla situado en el término municipal de Güimar, y se trata de un angosto cañón de altas y perpendiculares paredes donde la vegetación lucha incansablemente por buscar entre sus riscos un espacio donde encontrar la luz del día.


Cuenta la leyenda popular que la niña regresó a su casa varias décadas más tarde, sin embargo para ella apenas habían pasado unas horas y cuando lo hizo seguía manteniendo el mismo aspecto que tenía el día en que desapareció. La versión que la niña contó después de su reaparición fue la siguiente: Al parecer fue hasta el Barranco en busca de la fruta que sus padres le habían encargado, supuestamente peras, y se quedó dormida al pie de de un peral donde más tarde fue despertada por un ser muy alto vestido de blanco. Este ser no le inspiró ningún miedo por lo que accedió sin reparos a la invitación que éste le hizo de que lo acompañara.


La niña siguió al Ser hasta el interior de una cueva en la que habían unas escaleras por las que descendieron. Al finalizar del descenso se encontraron en un jardín en el que habían más seres como el que la había guiado hasta allí, todos vestidos de blanco.


La niña se entretuvo unos minutos charlando con ellos hasta que al fin su extraño acompañante la guió de nuevo a la salida de la cueva y se despidió de ella. Algunas personas nos han asegurado que la Niña de las Peras sigue viviendo aún en el mismo barrio (San Juan), pero no ha querido nunca darse a conocer.
Al igual que el caso de los tres seres blancos la denuncia de la desaparición de la niña de las peras debió de ser destruida transcurrido el tiempo establecido por la Ley.


Estudiando la zona, debemos comentar que los perales no son habituales en el barranco, al menos en la actualidad, en cambio si abundan las higueras, y los higos guardan cierta similitud en su forma con las peras. ¿Sérá realmente la niña de los higos?. Aunque como dato no es relevante para entender que fue lo que ocurrió allí, siempre hay gente que comenta que en el barranco no hay perales y que la historia es falsa como consecuencia de este dato. Lo si hay que precisar también es la existencia de una planta de tipo arbusto llamado "El Peralillo" (Maytenus canariensis), que curiosamente es muy dificil de encontrar en otras partes del archipielago que no sea en el Barraco de Badajoz y que actualmente se encuentra en estudio por sus supuestas propiedades anticancerígenas.


También se escuchan variantes de esta historia como que la niña realmente no se durmió sino que mientras recogía la fruta un ser con forma humana y vestido de blanco se presentó ante ella y se pusieron a conversar, este ser acompañó a la niña a ver su mundo y luego ante el sentimiento de esta de volver a ver a sus padres, se marchó del lugar volviendo a su casa, para ella no pasó ni una hora, la realidad es que pasaron décadas.
En resumen esta historia nos presenta el barranco como entrada a otro mundo, un mundo subterráneo u otra dimensión, un mundo no tangible a nuestra percepción visual en la cual el tiempo discurre de manera muy diferente.
Muchos creen que en el barranco se encuentra una puerta o camino entre mundos, una puerta dimensional la cual fue atravesada por la niña tanto para entrar como para salir. La mayoría de los flashes de luz que muchos de nosotros hemos tenido la ocasión de ver, pudieran deberse a estas fluctuaciones espacio-tiempo en el lugar.
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario